Cocina para hombres

Cocina para hombres

Siendo honesto con nuestro género, cocinar no es algo que interese a la gran mayoría de hombres, pero si nos interesa el producto que sale de ella. “Somos lo que comemos” es una frase que he escuchado en boca de los profesionales de la salud desde hace muchos años. No propongo vender la actividad culinaria como algo que todo hombre debería experimentar para añadir un nuevo entretenimiento a su lista, pero dado que es una actividad diaria impostergable deberíamos saber más al respecto. No para vivir cien años, más bien para entender la importancia y el impacto que tiene en nuestra vida diaria lo que ingerimos.

Si bien como sociedad global hemos avanzado mucho en muchas áreas de la vida también es cierto por lo menos, a mi parecer vamos en reverso en otras. Cada día preferimos las cosas más fáciles, la que nos causen menor molestia ya sea porque es más importante generar dinero o por ese velo mágico que ha desarrollado la vida social que no da tiempo a cosas antes se consideraban elementales y que aún lo siguen siendo como el buen comer que es el ejemplo que nos atañe.

Estamos viviendo una época donde la gente (y debo incluirme porque lo he hecho), paga para ir a un lugar a levantar hierros pero le pesa realizar actividades domésticas en su hogar.

Las estadísticas de obesidad, diabetes, trastornos gastrointestinales andan por las nubes y aquello del factor hereditario anda está de vacaciones. Es muy cierto que las ofertas gastronómicas que presentan hoy día las calles cerca de nuestro trabajo son muy amplias, pero no todas ellas están enfocadas en la salud, más bien en la rentabilidad.

Aprender a cocinar no es solo una actividad doméstica, es un acto de supervivencia, es entender que es apropiado para desayunar, almorzar y cenar, cuales son las porciones adecuadas. ¿cuánto dinero estas gastando en restaurantes con cosas que puedes hacer en casa? la respuesta es muy simple, mucho.

En este blog compartiré todo lo que he aprendido en 20 años, no es que sea tan viejo, más bien cocino desde que tenía 12 años pero esa historia corresponde un futuro “post”.

Espero que la información que les comparta les sea de utilidad para mejorar su calidad de vida, recuerden, la salud entra por la boca.

 

Related Posts

salmon Temperaturas para cocinar carne enero 1, 2016
Salsa BBQ abril 21, 2016

Leave a Reply